Carlos Zubillaga Oropeza cuenta su propia historia

Comencé mi carrera en el área financiera, luego de culminar mis estudios de Doctorado en Negocios en la Universidad de Harvard. Trabajé en Wall Street en banca de inversión en los años 1980 y regresé a Venezuela para fundar una empresa de banca de inversión. A partir de 1999, me dediqué a la consultoría de empresas y en 2014 comencé a estudiar psicología, con especialidad en terapia de pareja.

Estoy casado con Augusta Sahagún desde 1976, tenemos 10 hijos y 12 nietos.

¿Por qué decidí dedicarme a ayudar a parejas?

​Desde que comencé con mi esposa hace más de 40 años, con frecuencia me encontraba desorientado a la hora de enfrentar problemas de pareja y en las relaciones con los hijos. Me sentía ignorante de los principios y prácticas que rigen una buena relación de pareja.

Al mismo tiempo, veía con dolor cómo tantas personas que yo estimaba fracasaban en sus matrimonios. Veía cómo carecían de formación y capacitación para resolver los problemas y cómo la relación se iba deteriorando paulatinamente hasta la ruptura. Luego era testigo del gran sufrimiento que estas rupturas causaban a la propia pareja, a sus hijos y a sus familias.

Por otra parte, comencé a actuar de voluntario como facilitador de grupos de parejas jóvenes en el estudio de casos para mejorar la vida familiar. Durante años pude constatar que la gran mayoría de las parejas, sin distinción de edad, ignoraban lo más básico que la ciencia tiene que decir sobre la dinámica matrimonial y sobre cómo construir una relación exitosa.

Estas experiencias me movieron a estudiar psicología y cambiar de carrera para dedicarme a ayudar parejas, motivado por el gran impacto social que la armonía matrimonial tiene en el sano desarrollo humano y emocional tanto de la pareja como de los hijos.

Descubrí la Terapia Focalizada En Emociones, que es todo un cuerpo de conocimientos muy sólidamente fundados en la ciencia médica y psicológica, conocimientos que se traducen en prácticas concretas de convivencia marital y familiar que han probado ser efectivos.

Por estas razones me he orientado hacia dos actividades en el campo de la ayuda familiar:

R
Creación de cursos prácticos de autoayuda marital, fundados en sólidos principios científicos
R
Servir un reducido grupo de parejas como consejero marital.

Accede a mis cursos y transforma la relación con tu pareja